La Glándula Pineal aparece en el feto a los 49 días, los tibetanos dicen que en ese momento es cuando entra el alma al cuerpo y se define el sexo masculino o femenino en el cuerpo humano.

La Pineal es nuestro reloj biológico y es la glándula maestra que con La Glándula Pituitaria influye en todas las funciones del cuerpo. La Pineal tiene funciones muy importantes en el dormir y en los sueños al segregar la Melatonina y también en la felicidad porque segrega también la Serotonina.

La Glándula Pineal en los bebes es enorme, debido a que esta muy activa impartiendo ordenes a todas las hormonas. Los bebes tienen la fontanela abierta en la coronilla para que entre mayor cantidad de luz dentro del cerebro. Mientras duermen, entra toda la información y una buena cantidad de neuronas cerebrales se construyen, a través de todo lo que sucede en su entorno. De la Pineal dependen todas las hormonas del cuerpo. Los bebes ven con la Glándula Pineal hasta que aprenden a ver con sus ojos.

Hay una importante relación entre la Pineal y los ojos que lleva toda la información de luz a todo el resto del cuerpo. Esto es a través de toda las glándulas, desde el hipotálamo hasta la pituitaria y las suprarrenales.

La Pineal tiene capacidades extraordinarias, especialmente las extra-sensoriales y tiene que ver también con el ultimo chacra.

La Glándula Pineal tiene que ver con las emociones más sublimes y elevadas, estamos refiriéndonos a la conexión de La Glándula Pineal con el Espíritu. Todas las glándulas de nuestro cuerpo tienen que ver con la Pineal y la Pituitaria.

Cada glándula endocrina es un órgano completamente estructurado. De la Pineal hemos aprendido algo: es la más protegida de todas las glándulas, y siempre segrega la DMT (Dimetiltriptamina) para que entremos en el mundo de los sueños y definitivamente nos conecta con otras dimensiones.

La Pineal produce un campo electromagnético poderoso que influye directamente sobre el cerebro.

Nuestro sistema solar entrará en el 2012 en un campo de bendición de luz, con una onda de energía, que vendrá hacia la tierra y esto lo recibiremos a través de la Glándula Pineal. De esta forma se entonará con esa gran energía en forma de rayo que emana del centro de nuestra galaxia, o sea, subirá la Serpiente Kundalini dentro de nosotros.

No existen Glándulas Pineales idénticas, las hay de diferentes tamaños, y no es el tamaño lo que nos va a decir si la persona es mejor, peor o regular.

Hay una trabajo científico que dice que la Pineal no se calcifica, sino que forma estructuras organizadas, es como cuando nos salen los dientes, por eso no vamos a decir que la boca se calcifica.

La Pineal es como una especie de teléfono celular, pues capta el campo con las informaciones del mensaje y las emociones, dejándolas guardadas. De modo, que la Glándula Pineal es como si fuese nuestro buzón de mensaje en el celular. Les aseguro que el desarrollo de la Pineal será tan extraordinario que a medida que nos acerquemos al 2012 nos quitaremos de encima los teléfonos celulares.

La Pineal capta vibraciones del espectro electromagnético y traduce las emociones de nuestros pensamientos del mundo espiritual, otras dimensiones, inclusive el telepático con otras personas.

Estas vibraciones son archivadas y luego reaccionan en nuestro cerebro de distintas maneras. Para decirlo de otra forma, La Glándula Pineal es una gran antena de conexión. La Pineal y los ojos tienen el mismo origen.

La Pineal es el único órgano de nuestro cuerpo que trabaja con el tiempo. El Tiempo es la Cuarta Dimensión (Espacio-Tiempo), y la pineal esta a diario lidiando con otras dimensiones.

Les puedo asegurar que la Pineal esta regida por el Sol y capta una gran cantidad de cosas que ni siquiera tenemos conocimiento, pero actúan en todo el organismo.

Nuestra anatomía corporal va mucho mas allá de lo que puedan ver nuestros ojos. La Medicina ha venido destapando y descifrando este extraordinario juego de energías que nos conectan con otras dimensiones.

Nuestra evolución esta al ritmo que nos marca nuestro Sol en su interacción con la galaxia.

Ramón Soto

Parapsicólogo

Cambiar Idioma »