DMT (Dimetiltriptamina): “La Eternidad a la velocidad de la Luz”.

DMT: La Molécula – Espíritu.

El Espíritu es el Mundo Interno, y la Molécula es el Mundo Externo.

La Glándula Pineal esta relacionada con los estados místicos espontáneos. En ciertas ocasiones la Pineal bajo estrés o estimulación (Ayahuasca, Yopo, LSD, Hongos Alucinógenos), segregará cierta cantidad de DMT para que facilite la entrada y la salida del Espíritu del cuerpo físico.

Ciertos místicos judíos han estado describiendo un lenguaje codificado por miles de años a través de meditación, ayuno, cantos, danzas y otras técnicas. Podría ocurrir un flujo de DMT y estará relacionado con experiencias místicas o espirituales.

La DMT ha jugado un rol importante cuando se producen fenómenos alucinógenos en el hombre, a través de la historia. Creatividad, imaginación, sueños, aislamiento, traumas, hambruna… todos estos elementos que se podrían producir están relacionados con las alucinaciones. También estos efectos podrían ser causados por compuestos alucinógenos.

Cuando estamos en estados espirituales profundos, la Glándula Pineal potencialmente puede segregar DMT, que es transportada activamente hacia el cerebro y es por eso que estamos influenciados en cada actividad y percepción por esta hormona.

Demasiada DMT, y las cosas se vuelven muy psicodélicas; y muy poca DMT, las cosas se vuelven tediosas, grises y planas. A la DMT se le dice: La Molécula-Espíritu.

Pero debería ser llamada la molécula de la realidad.

Cuando se produce la DMT tiene un efecto muy rápido y una duración de acción muy corta, eso se debe a que es quebrada por el cuerpo rápidamente. La DMT es degradada en una forma inmediata por una enzima en el hígado llamada: Monoaminooxidaza (MAO) y esa es la razón que no es activa cuando se ingiere oralmente.

En cambio la Psilocibina, cuando es ingerida oralmente, no es degradada por la MAO tan rápidamente, pasa las barreras enzimáticas, la corriente sanguínea, y llega al cerebro. La DMT es uno de los psicodélicos más potentes y profundos que se conocen. La Psilocibina químicamente es similar a la DMT es el alcaloide activo de los hongos alucinógenos.

Cuando se produce la DMT, entras por una puerta que te conduce a lo que te define como ser humano, pero cuando la pasas, dejas de ser humano y encuentras el centro donde se emana toda la realidad.

La conciencia puede ser cambiada por la DMT y puede también recibir información que normalmente no podríamos recibir.

La DMT actúa como mediador entre nuestra conciencia y la conciencia de una realidad no corpórea.

La DMT abre una ventana donde verás la relación entre el mundo espiritual y el mundo ordinario, o sea, es la puerta de entrada a otras realidades. La Glándula Pineal y la DMT es la mano de Dios actuando con la evolución natural para el despertar de la conciencia y así alcanzar la redención en la iluminación, tanto individual como colectiva.

Debido al colapso de la conciencia, el conocimiento espiritual y científico se han dividido. Estas dos formas de conocimientos tienen que estar juntas nuevamente para que la ciencia y la tecnología hagan que la humanidad evolucione hasta la etapa siguiente.

La Glándula Pineal es el limite de la dimensión superior que penetra en la dimensión inferior y esta localizada precisamente en el centro del cerebro.

Lo que estamos buscando afuera esta dentro de nosotros, es la puerta de entrada a otras dimensiones.

Ramón Soto

Parapsicólogo

Cambiar Idioma »