La palabra conciencia significa con conocimiento, es la facultad del ser humano de mantener un conocimiento propio de si mismo y de su individualidad ante los demás y de todo aquello que lo rodera.

Mientras dormimos plácidamente en nuestra cama, nuestra conciencia anda como un sonámbulo moviéndose libremente, sin tener ningún tipo de dirección.

Cuando aún no ha despertado, entonces nuestra vigilia es simplemente otra forma del sueño

Es necesario que nuestra conciencia salga de ese mundo de los sueños, para vivir la realidad llamada: “El Despertar de la Conciencia”.

Cuando reconozcamos que estamos dormidos, entraremos entonces en el camino del despertar.

Al alcanzar esa extraordinaria “Conciencia Objetiva”, podremos ver las cosas tal como son y estudiarlas, analizarlas y comprenderlas. Estaremos a un paso de alcanzar la sabiduría y comprender los misterios de la vida y de la muerte.

Debemos estar muy atentos, vigilar y tener bajo control: nuestros pensamientos, deseos, sentimientos, hábitos, instintos e impulsos; porque cualquier descuido será suficiente para que nuestra conciencia caiga de nuevo en ese sueño que no necesitamos.

Que necesitamos para el Despertar de la Conciencia?

Revisemos un poco los diez mandamientos:

1.Amaras a Dios sobre todas las cosas.
2.No tomaras el nombre de Dios en vano
3.Santificaras el día del Señor
4.Honrarás a tu padre y a tu madre y vivirás largos días.
5.No matarás
6.No cometerás actos impuros
7.No robarás
8.No levantarás falsos testimonios ni mentiras
9.No consentirás pensamientos ni deseos impuros
10. No codiciarás los bienes ajenos.

Aquí tenemos la forma de cómo Dios quiere que lo amemos. Durante muchísimo tiempo el hombre ha considerado que es muy difícil cumplir estos diez mandamientos.

Yo particularmente pienso que si Dios nos mando estos diez mandamientos, el sabia que podíamos cumplirlos.

De todas maneras nos mandaron a Jesucristo y el nos redujo estos mandamientos de diez a dos, para tratar de hacernos las cosas mas fáciles.

Jesús nos dijo: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y tu prójimo como a ti mismo”. Han pasado 2011 años y tampoco hemos podido cumplir esos dos mandamientos.

Basta ver como esta el mundo hoy en día.

Vivimos matándonos unos a otros, drogas a la orden del día, maltrato infantil, pedofilia…

El verdadero caos, hasta hoy hemos sido incapaces de comprender el “Amor Universal” de amarnos los unos a los otros.

Tampoco amamos a Dios y muchísimo menos a nosotros mismos.

Revisemos solamente otro mandamiento: “Honrarás a tu padre y a tu madre y vivirás largos días”. Es el único mandamiento con una promesa incluida.

Les recuerdo que desde hace tiempo estamos viviendo hijo contra padre y padre contra hijo. Tiempos del Fin?, para quienes no cumplan este mandamiento no les auguro larga vida.

Parapsicólogo
Ramón Soto.-

Cambiar Idioma »