La Envidia es una de las causas más potentes de la infelicidad, siendo un sentimiento universal es el aspecto más desafortunado de la naturaleza humana.

Aquel que envidia no solo sucumbe ante la infelicidad que le produce su envidia, sino que además alimenta el deseo de producir mal a otros (Source: Wikipedia).

Muchísimas personas odian ver brillar a los demás, y aparte de eso se quedan callados ante la injusticia. Les conviene el silencio para evitar problemas, porque de paso hay cobardía.

Don Miguel De Unamuno dice: “La Envidia es 1000 veces mas terrible que el hambre porque es * Hambre Espiritual”. La Envidia cuando acierta uno de sus flechazos se produce el llamado “Mal de Ojos”, es mejor aprender a callar cuando estamos pasando por un buen momento, recordemos que: “La Clave del éxito es el secreto”.

La Envidia es un sentimiento de frustración insoportable ante un logro o un bien de una persona, a la que por ese motivo deseamos dañar. En otras palabras la envidia es la rabia vengadora de las personas impotentes, que en vez de luchar por sus sueños y anhelos, prefieren eliminar la competencia. Por lo tanto la Envidia es la defensa típica de las personas acomplejadas, fracasadas o débiles.

Nadie es grande impunementenadie se escapa
al levantarse
 de las mordidas de la envidia

Simón Bolívar.

            También podemos decir que la Envidia alberga al Narcisismo, esas ansias incansables de querer ser el mejor, ganar, ser el centro de atención, quedar siempre por encima en todas las circunstancias.

La Envidia se expresa de distintas maneras como por ejemplo: Criticas, dominación, ofensas, rechazo, difamación, agresión, venganza y rivalidad.

La Envidia forma parte de innumerables trastornos psicológicos e incluso de personalidad como por ejemplo: Ansiedades, trastornos obsesivos, depresiones, falta de autoestima y agresividad.

Cuando se trata de relaciones personales y de pareja, la Envidia siempre está involucrada en muchísimos conflictos y rupturas. En lo político y social su influencia es enorme y determinante.

  • La Envidia del poder sexual, procreador y emocional de las mujeres, alimenta fuertemente al Machismo y la Envidia de la libertad y fuerza del hombre alimenta al Feminismo.
  • La Envidia de los pobres y resentidos, estimula los secuestros, el igualitarismo y las revoluciones violentas.
  • La Envidia de las personas poderosas fomenta luchas viscerales e intestinas.
  • La Envidia de las personas codiciosas, nutre los concursos de televisión millonarios y también sus audiencias.
  • Las Envidias Económicas disparan el desenfreno del consumismo.

Jamás debemos confundir la Envidia con los Celos, porque son sentimientos totalmente distintos.

La Envidia nace de la carencia de las personas, que pueden terminar agrediendo o destruyendo. Los celos nacen del miedo de perder el amor de la persona amada (Inseguridad) sin embargo, la envidia y los celos pueden ir juntos e inclusive agarrados de la mano.

La Envidia es un mal que aqueja a muchos de nosotros y es también una declaración de inferioridad.

Cuando la Envidia se une a otros factores, muchas personas realizan “Trabajos de Magia Negra”, pero es que La Envidia y La Brujería son hermanas gemelas. Este tipo de trabajo dañino puede destruir totalmente el entorno armónico de una familia.

¿Han Observado ustedes bonitos autos rayados?… Pues eso también
es Envidia.

Cuando los niños comienzan a relacionarse con su grupo familiar y social muchas veces se sientes amenazados y sienten un sentimiento de vacío, esto se puede manifestar en pataletas y rabietas.

Aquí en esta situación tenemos que calmar estos disgustos con explicaciones lógicas y amorosas. Sera necesario “Enseñar al niño a Dar”. Y así ira aprendiendo a tolerar sus frustraciones y controlar sus conductas impulsivas.

El niño aprenderá a respetar las diferencias y valorar sus cualidades, en pocas palabras comenzara a madurar.

Si no hacemos esto, el veneno de la Envidia se quedará dentro de él, crecerá con él y será muy pero muy dañino posteriormente. Entonces crecerán los sentimientos de frustración y de vacío y será un adulto envidioso y contaminado por el rencor a los éxitos ajenos, incluyendo pareja, entorno familiar y amistades.

Si ustedes son personas envidiosas y tienen interés en salir de ese estado, esta es una manera de conseguirlo:

  • Conéctense con Dios.
  • Sientan el Amor y el Apoyo de sus seres amados.
  • Desarrollen el sentido del humor. (Eviten la amargura).
  • Busquen y Encuentren su propia identidad.
  • Tienen que ser conscientes y descubrir la respuesta a esta pregunta: ¿Qué es lo prioritario en sus vidas?
  • Aprendan a tolerar sus defectos y Valorar sus cualidades.
  • Valoren las cualidades ajenas.

* Un Consejo Valioso: “Visiten a un Psicólogo o a un Psiquiatra”.

Es bastante difícil conseguir al envidioso, a veces se esconde detrás de una apariencia: amable, simpática y acogedora. Otras personas tienen un camuflaje revestido de conductas excesivamente respetuosas o de admiración.

El sentimiento de la Envidia es perjudicial para quien lo siente y es muy peligroso para la persona envidiada. La Envidia es un pecado capital controlado y asociado a un demonio de nombre: “Leviatán”. Se dice que Leviatán es una bestia marina del antiguo testamento, asociado con Satanás.

“Estos son los enemigos de la Envidia: la caridad, la empatía, la amistad, la filantropía, la generosidad, el humanitarismo y la solidaridad.”

Parapsicologo
Ramón Soto. 

Cambiar Idioma »