Considero necesario ante un tema tan importante, sublime y profundo revisar según La Real Academia Española (RAE), los conceptos de Caridad y Amor.

Varias traducciones bíblicas han utilizado la palabra “Amor”, mientras otras traducciones utilizan la palabra “Caridad”. ¿Son sentimientos distintos?… De esto se trata porque con este pequeño articulo deseo ayudarlos para que saquen sus conclusiones así como yo saque las mías.

  • Según la RAE: La palabra Caridad en la religión cristiana es una de Las Tres Virtudes Teologales, que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.
  • Virtud cristiana opuesta a La Envidia y a La Animadversión.
  • Limosna que se dá o auxilio que se presta a los necesitados.
  • Actitud solidaria con el sentimiento ajeno.

En estas cuatro definiciones podemos notar que “El Amor” es un ingrediente de “La Caridad”, por lo tanto La Caridad es una virtud que nos llega de Dios, como un Don, que nos promueve amar al prójimo, ayudarlo hasta donde podamos en sus necesidades y ser solidarios en sus problemas y sentimientos.

El Amor:

  • Sentimiento intenso del ser humano que partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y la unión con otro ser.
  • Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da alegría para convivir, comunicarnos y crear.
  • Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o a algo.
  • Tendencia a la unión sexual.
  • Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.

El Amor es un sentimiento afectivo que nos inclina a entregarnos a alguien con dedicación y esmero. Si a este concepto le agregamos la frase: “Sin esperar nada a cambio”, entonces estaríamos hablando de “Amor incondicional”, por lo tanto estaríamos hablando de un amor evolucionado.

Si vemos las cosas desde este punto de vista vamos a tener que aceptar que “El Amor Común” puede ser manipulado en fechas comerciales. Les recuerdo que la relación familiar amorosa es muy hermosa: El amor de los padres que sienten por sus hijos y viceversa, este amor es incondicional y repleto de ilusiones; pero ¡Cuidado! Con el tiempo si se descuida se puede tornar condicional.

En un hogar donde hay una solida fuerza espiritual “Esto no va a ocurrir”. Les puedo decir que si El Amor lo cultivamos correctamente y “Sin Descuidarlo” desde la infancia, podemos incluso sentir “El Don de la Caridad” hacia el prójimo, también es valido usar las palabras conpasión y misericordia.

Es que El Amor va pasando por diferentes etapas evolucionando, hasta madurar en nosotros. Desde mi punto de vista se transforma en “La Caridad”, este es mi punto de vista y mi humilde opinión, respetando siempre las opiniones de los demás.

Lógicamente El Amor en sus etapas iniciales no es igual a La Caridad, porque cuando maduramos espiritualmente ese Amor madura con nosotros. Pero noten ustedes que El Amor puede ser conjugado como verbo, pero La Caridad no.

Y ahora permanecen La Fe, La Esperanza y El Amor, estos tres, pero el mayor de ellos es El Amor.

1 Corintios 13:13
(Antigua Versión de Casiodoro de Reina “Año 1569”. Revisada por Cipriano de Valera “Año 1602”.
Otras Revisiones – 1862,1909 y 1960*)

Vamos a definir El Amor como un profundo afecto hacia una persona, el cariño también lo podemos designar de la misma manera. El Amor también lo podemos entender como un sentimiento puro, perfecto y benevolente que Dios siente hacia sus criaturas y también ese afecto por lo menos parecido todos deberemos sentir hacia Él.

“Nuestro Amor hacia Dios siempre deberá estar acompañado de nuestra mas humildes reverencias”. En otro sentido El Amor también es la atracción “Afectiva y apasionada” hacia otra persona y esto constituye el incentivo emocional para “La Unión Conyugal”. Otro concepto estrechamente relacionado con El Amor es “La Devoción”.

Las escrituras sagradas también nos hablan del Amor que se basa en principios como: El Amor por La Justicia, inclusive por los enemigos, por quienes normalmente no sentimos afecto.

Las palabras hebreas utilizadas para denotar Amor son: ‘a-hév’ y ‘a-hav’ (Amar) y es el contexto lo que determina el sentido especifico de Amor que representan.

El Amor solo puede ser conocido en base de las acciones que provoca. El Amor de Dios se ve en la dadiva de su hijo.

(1 Jn 4:9,10)

Evidentemente, este Amor no esta basado ni en la complacencia ni en el afecto, se trato de un ejercicio de la voluntad divina en una elección deliberada, hecha sin otro motivo o causa que proviene de la naturaleza del mismo Dios.

(Dt 7:7,8)

El Apóstol Juan escribe: “Dios es Amor”.

(1 Jn 4:8)

Él es la mismísima personificación del Amor y esta es su cualidad dominante.

Dios también tiene otros atributos como: La Justicia, el poder y la sabiduría.

(Dt 32:4; Job 36:22, Rev 7:12)

Pero por otra parte Dios tiene la capacidad de aborrecer, una cualidad totalmente opuesta al Amor:

Su Amor a La Justicia exige que odie La Iniquidad.

(Dt 12:31; Pr 6:16)

La Prueba de Amor de Dios: Hay muchas pruebas de que nuestro Dios creador del Universo Sideral es Amor. Estas abundantes pruebas las podemos ver en la creación física. Hay en su obra un cuidado maravilloso y extraordinario tomando en cuenta nuestra salud, bienestar y placer.

Nosotros no estamos hechos solamente para existir, sino para disfrutar, comer alimentos sanos, contemplar los colores y toda la belleza de la creación, podemos disfrutar de los animales, de la compañía de nuestros semejantes, nuestra familia y una cantidad enorme de deleites. Pero Dios aun más esta demostrando su Amor hacia nosotros al hacer al hombre a su imagen y semejanza. (Ge 1:26-27), con grandes facultades para la espiritualidad y capacidad para amar.

“Dios también nos revelo su palabra y su Espíritu Santo”.

El Amor de Dios hacia nosotros es el de un padre hacia sus hijos, su Amor trasciende todo lo que nosotros podamos sentir o expresar, no existe ningún lenguaje en este planeta que nos pueda definir, ni siquiera resumir ni abreviar quien es Dios.

Su mayor manifestación de Amor, llena de sublimidad que Él hizo por nosotros: Fue haber dado la vida de su hijo Fiel y Unigénito (Jn 3:16).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

 

Nuestro Amor debe esta primero dirigido a Dios por encima de todos los demás y de todas las cosas. De otro modo estaría mal orientado e incluso podría desviarse hasta el punto de rendir culto a otras cosas extrañas. Cuando conocemos por medio de escrituras sagradas, cual es el propósito de Dios, entonces sabremos cual es nuestro bienestar y como manifestar nuestro Amor de manera apropiada.

Nuestro Amor hacia Dios debe hacerse desde lo más profundo de nuestro corazón y también desde nuestra mente y espíritu, jamás podremos manifestar el Amor hacia el en forma superficial, por lo tanto en el Amor debemos comprometer nuestras emociones.

Si la mente no esta equipada y armada con el conocimiento del Amor verdadero y de como actúa, este puede asumir una orientación equivocada. (Jer 10:23; 17:9).

“El Amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabaran, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará”.

(1 Cor 13:1- al 9)

“Una sola vida no basta para amar en profundidad”.

Ramón Soto.

“El amor es la alegría de los buenos, la reflexión de los sabios, el asombro de los incrédulos”.

Platón.

¡El Amor! Es es ala que Dios le ha dado al alma para que pueda subir hasta Él.

Michel de Montaigne.

“El Día en que el amor deje de arder con su fuego sagrado, todos moriremos de frío”.

Ramón Soto.

 Parapsicologo
Ramón Soto 

Cambiar Idioma »