Es importante que abandonemos la ignorancia, el miedo y la preocupación si queremos abordar este tema. Se hace absolutamente necesario usar la inteligencia y contar con la ayuda de un experto si queremos enfrentar un problema de esta categoría.

Cuando los seres que habitan en el llamado “Plano Astral” logran penetrar el campo energético de los seres humanos, con o sin autorización, esto se pueden fundir en forma parcial o total en la mente sub consciente e inconsciente de las personas. Estos seres se abastecen en forma parasitaria en nuestro aparato sensorio – motor y emocional.

Una intrusión astral no necesariamente implica una posesión, pero esta tampoco debemos descartarla. Cualquier ser humano podría llevar una vida absolutamente normal sin darse cuenta nunca en forma consciente de que “Su espacio esta siendo usado por una o varias entidades adheridas a él”. Hay distintos nombres que le podemos dar a estas entidades: Entidades Astrales Parasitarias (EAPs), Seres Interdimensionales (Demonios), Fantasmas, Seres desencarnados y Otros. De acuerdo a muchos factores podremos clasificarlos de diferentes tipos.

La más común la tenemos en las entidades humanas desencarnadas, en pocas palabras personas que quedaron atrapadas en un estado intermedio o “Bajo Astral”.

Podemos hablar de “Entidades Demoniacas” (Seres Interdimensionales), pero este tema es muy complejo y para que el lector comprenda esto requeriría de un estudio muy especial. Después de la muerte física el “Cuerpo Astral” se separa del cuerpo físico. En este cuerpo astral también llamado “Cuerpo Sutil”; el ser se dirige hacia la luz y esta “Siempre estará presente”. Los “Espíritus Guías” se acercan para recibir el espíritu del difunto recién llegado, el difunto reconocerá estos “Espíritus Guías” por la vibración de sus almas. Si la entidad que se acerca a recibir no tiene una forma definida, “Los ojos serán la clave para que se efectúe el reconocimiento”. Esto es importantísimo, ya que muchas entidades cuyo propósito no es el de guiar al recién llegado, siempre estarán a la espera de poder engañar a los ilusos.

Estas entidades parasitarias están siempre atentas para atrapar a aquellos que no posean el conocimiento suficiente para defenderse. Según William Baldwin los ojos de dichas entidades son negros por la ausencia de luz.

Hay que pasar por un portal o una especie de barrera que hay que atravesar para entrar de lleno en la luz. Si el espíritu del difunto penetra mas allá de ese portal, avanzará a la llamada: “Quinta Densidad” y es ahí donde vamos todos después de la muerte y se rompe en forma definitiva “El Cordón de Plata o Cordón de Ariadna”.

No todas las personas fallecidas siguen el camino hacia la luz, muchos quedan atrapados en la llamada “Tercera Densidad”, también llamada “Bajo Astral” ó “Zona Gris”. Quiero señalar que las personas que no traspasan este portal, quedan vagabundeando por dicha zona, buscando a un ser humano vivo para adherirse y así seguir disfrutando de las actividades de la vida física (Un muerto recostado).

Estas “Entidades Astrales Parasitarias” se unen parcial o totalmente a la mente del “Ser Humano Vivo”, ejerciendo así una influencia determinada en varios procesos mentales, las emociones, la conducta y hasta el cuerpo físico, he ahí el parásito en la mente del huésped.

Cuando el espíritu no alcance la luz y queda pegado hasta transformarse en un (EAPs), puede deberse a varias causas:

  • Muerte traumática o repentina.
  • Sentimientos de odio, culpa, remordimiento, furia y amor excesivo, son como una causa que impide su partida.
  • Cuando nos negamos a aceptar la muerte física.
  • Falsos sistemas de creencias sobre la vida después de la muerte.
  • Muerte por sobredosis de droga y alcoholismo.

“Como el espíritu en el Plano Astral no puede satisfacer estos apetitos, decide quedarse para buscar satisfacciones recostándose a un ser humano vivo”.

Cuando la persona que tenía una o varias EAPs muere, la transición hacia la luz puede resultar un proceso difícil, en este caso hay varias posibilidades:

  • El espíritu del difunto puede arrastrar al EAP hacia la luz (Rescata al alma perdida).
  • El espíritu del difunto puede separarse de la EAP y dirigirse solo hacia la luz, esta al quedarse solo buscará otro huésped.
  • Si la EAP tiene una fijación enorme con el ser al cual estuvo adherido, puede esperar hasta la próxima encarnación de este, localizarlo en el momento del nacimiento y adherirse de nuevo. “Esto puede ocurrir en repetidas encarnaciones”.
  • Si el espíritu de la persona recién fallecida, no puede separarse de la EAP, puede también pasar a ser una entidad parasitaria en conjunto con la otra que estuvo adherida a él y ambas unirse a otro ser vivo. Esto puede repetirse hasta forma cadenas verdaderas de EAPs y estos a la vez forman cúmulos de entidades errantes. ¿Legiones?

Una persona puede tener docenas y hasta cientos de entidades adheridas, estas se acomodan en el aura y hasta flotan fuera del cuerpo. Si cualquiera de nosotros sufriera de una enfermedad o accidente, la EAP puede alojarse y hasta de identifica con la debilidad.

También pueden alojarse en los Chakras sintiéndose atraídos por la energía o por la estructura física del cuerpo. Los especialistas en este tema dicen que el fenómeno de la intrusión de los EAPs, puede darse en cualquier momento de nuestras vidas y son debido a varias causas como por ejemplo:

  • Una debilidad física, psíquica o emocional.
  • Emociones demasiados fuertes.
  • Sentimientos negativos reprimidos.

Motivos que atraen a los EAPs:

  • Todo tipo de cirugías.
  • Trasplantes de órganos.
  • Transfusiones de sangre.
  • Enfermedades.
  • Debilidades físicas o psíquicas.
  • Depresiones.
  • Enfermedades mentales.
  • Estrés.
  • Golpes en la cabeza.
  • Uso de drogas (Especialmente alucinógenos).
  • Alcohol.
  • Anestesias.
  • Calmantes.

Todo esto produce una abertura en el campo energético del ser humano. Las relaciones sexuales pueden producir intercambio de EAPs, abuso sexual, incesto y violaciones pueden incrementar la posibilidad de intrusiones astrales.

Estos seres parasitarios también se pueden adherir a nosotros mediante:

  • Practicas mágicas sin conocimiento.
  • Pedir ayuda a “Espíritus Guías” si conocimiento previo sobre este mundo invisible.
  • Practicas de meditación para contactar a “Maestros espirituales, Ángeles y Arcángeles”, sin conocimiento previo.

Estas son invitaciones gratuitas para que estos parásitos astrales y oportunistas de todas clases, tanto desencarnado como demonios, interfieran en nuestras vidas y produzcan cualquier cantidad de problemas.

Quiero señalar que las personas jóvenes son las más vulnerables a este tipo de adhesión de estos seres, recordemos que la gran mayoría de los jóvenes tienen la necesidad de pertenecer a un determinado grupo en particular, y sabrá Dios que cosas se esconden detrás de esos extraños grupos.

Estas Entidades Astrales Parasitarias son “Vampiros Psíquicos” succionando la energía vital del huésped y este por su ignorancia ni se entera y hasta cree que está manejando exitosamente al espíritu de la persona muerta.

Estas entidades negativas pueden manejar la mente de las personas, igualmente sus emociones y hasta su parte física enfermando a la persona.

Estas entidades maléficas y parasitarias nos impiden disponer de nuestra energía y realizarnos espiritualmente. También alteran nuestros planes incluso hasta el karma nuestro puede ser alterado por esas poderosas influencias, causando o una muerte prematura o una vida demasiado prolongada y así impedir nuestra partida en el momento que nos corresponda.

Estos seres parasitarios y vampíricos pueden alterar incluso la orientación sexual del individuo, la elección de la pareja y la relación con nuestros seres queridos.

Parapsicologo
Ramón Soto

Cambiar Idioma »