Mi padre decía: “La profesión más difícil es ser Padre de Familia”

Es que ser padre de familia no es nada fácil pero es un honor muy grande. Ser padre es también ser: Buen hijo, buen hermano, buen esposo, buen amigo y buen ciudadano para construir esa Patria Grande, segura y prospera que todos necesitamos; sea cual sea el lugar de este planeta.

No todos en esta vida gozamos de ese bello privilegio de estar bajo las alas protectoras, seguras y abnegadas de un buen padre. Muchas veces nuestro padre podrá ser nuestro abuelo, “Nuestro Guía Espiritual” o una transferencia que hacemos al adoptar a un buen hombre como nuestro padre.

En todos los casos siempre es agradable sentirse protegido por el hombre que lo soluciona todo o “Casi Todo”. Así como la mujer tiene sembrado en sus genes y muy dentro de su sangre: “El amor por los hijos y su dulzura de mujer que la convierte en madre”, el hombre también siente ese amor muy pero muy profundo dentro de el para así forjar: Familias, naciones y reinos.

Quiero dar mi reverencia de respeto y reconocimiento, a todos esos hombres buenos que han sido excelentes padres y se han ido de este mundo acudiendo al llamado impostergable del Todopoderoso. Quiero en  este y en todos los días venideros, sean difíciles o no, dedicar estas palabras a Dios; el verdadero y único “PADRE UNIVERSAL”.

P aternidad absoluta de todo cuanto existe.
A mor y misericordia, perfección y sabiduría.
D iscernir es la clave para iniciar el largo
R ecorrido a través de toda la
E ternidad.  

U na enseñanza sencilla que
N unca debemos olvidar,
I nterésate por descubrir la
V erdad que mora dentro de ti,
E ncuentra tu ajustador, descubre la
R ealidad de la mente… y
S implemente se fundirán con tu espíritu
A ma a Dios sobre todas
L as cosas y al prójimo como a ti mismo.

*Ajustador: Chispa Divina

Parapsicologo
Ramón Soto.

 

Cambiar Idioma »