Nuestro cuerpo energético puede sufrir infecciones causadas por diversos “Micro-Organismos Astrales”, los cuales se nutren de nuestra energía vital. Este tipo de parásito astral se puede localizar en diversas zonas de nuestro cuerpo energético, en los chacras o el espacio energético que envuelve a los órganos. “Si estas infecciones no son tratadas a nivel astral desde su inicio, terminarán manifestándose físicamente”.

En el Plano Mental, estos parásitos causan obsesiones, ideas recurrentes, neurosis y hábitos destructivos. “En una consulta profesional de Tarot”, el cartomántico puede identificar estos parásitos astrales, mediante posiciones muy especiales de los arcanos: El Emperador, La Fuerza y La Luna, ya que estos se mueven en el plano mental.

Estas criaturas astrales son atraídas por sustancias como: Alcohol, azúcar, alimentos grasos y drogas, pudiendo producir deseos de consumir dichas sustancias; muchas veces difíciles de controlar. El problema de esto es que estos parásitos mientras más se alimentan mas crecen y podrían provocar “Situaciones difíciles de romper”.

Muchos de estos parásitos tienen un tipo de reproducción muy parecido al que se reproducen los parásitos normales de nuestro cuerpo. Es que estos parásitos astrales son un espejo de lo que ocurre a nivel astral y es por eso que un cartomántico profesional siempre deberá prestar atención también a los siguientes arcanos: La Emperatriz, La Rueda de la Fortuna y La Estrella.

Si algunos de ustedes les interesa este tema les recomiendo investigar sobre los parásitos del mundo físico y como actúa nuestro cuerpo ante una infección, esto les dará una idea de lo que podrá ocurrir en el Plano Astral; definitivamente “Así como es arriba es abajo” y esto nos recuerda al “Hermetismo”.

Cada sustancia en el Plano Físico, tiene un componente energético que se manifiesta en el Plano Astral. La medicina Oriental conoce esto muy bien.

Las Entidades Astrales Parasitarias (EAP) entran dentro de la categoría de “Parásitos Conscientes” o sea son entidades individuales y separadas de otras. Los Parásitos Astrales y Entidades Astrales Parasitarias “Carecen de Conciencia Espiritual”, su existencia la podemos comparar a las de “Los Zombies”, cuya necesidad es solamente alimentarse.

Los Parásitos Astrales son más bien animales, con un grado de inteligencia animal, son instintivos y sus reacciones son parecidas a los parásitos del mundo físico. El Parásito Físico es una especie de condensación de la Sustancia Astral en el Plano Material.

La Entidad Astral Parasitaria (EAP) es distinta pues posee inteligencia comparable a la de cualquier ser humano y de avanzada inteligencia y hasta mucho más, pero “No tiene desarrollo espiritual” y pueden perjudicar peligrosamente nuestro “Despertar de la Conciencia”.

Estos (EAP) nos pueden engañar muy fácilmente, pues se hacen pasar por difuntos (Familiares fallecidos), aprovechándose de nuestro apego emocional. Estas entidades nos ven como “Alimentos”, en pocas palabras pueden devorar nuestro campo áurico.

Por medio de “Contactos” ó “Canalizaciones”, estas Entidades Astrales Parasitarias se pueden hacer pasar por: Maestros ascendidos, guías espirituales, santos, la virgen maría, personajes famosos de la historia, etc…

Cualquier disfraz es bueno cuando se trate de atraparnos, primero en forma energética, segundo a nivel de la voluntad, tercero a nivel del cuerpo físico y por último a nivel del espíritu. Esto puede causar un control extremo conocido como: “Posesión demoníaca”.

La infestación de Parásitos Astrales y Entidades Astrales Parasitarias es más común de lo que creemos, es que si nosotros no nos halláramos limitados por los 5 sentidos veríamos las cosas invisibles, entre los cuales estos demonios o Seres Interdimensionales. Esta visión sería sumamente desagradable y lo mismo ocurriría si viésemos la cantidad de micro-organismos y Parásitos Astrales cohabitando con nosotros dentro de nuestro cuerpo físico.

Los Parásitos Astrales cuando se reproducen atraen a otros parásitos y enturbian fuertemente: El Flujo de nuestra Energía Vital; y esto se conoce como: “Enfermedad”, la cual comienza mucho antes de que se manifieste en el Cuerpo Físico.

En relación al Cuerpo Mental, el Parásito Astral interfiere con nuestros pensamientos provocando así: “Ideas Recurrentes” y esto inevitablemente terminará afectando la conexión entre las neuronas cerebrales. La Neurología nos enseña que una idea repetida refuerza la conexión entre las neuronas relacionada con esa idea, esa es la base del aprendizaje, si la conexión no se refuerza la idea se va desvaneciendo y es por eso que olvidamos.

Una situación de stress en la vida de un ser humano, puede ocasionar un debilitamiento del “Sistema Inmunológico Astral” y este bajón puede atraer a los Parásitos Astrales, cuales se alimentan de una Sustancia Etérea producida por el azúcar.

La persona que normalmente no guste de comer alimentos azucarados, siente la necesidad y el deseo de comer cada vez más alimentos azucarados. Podemos ceder una y otra vez a las demandas del parásito y una vez debilitada su voluntad, el Parásito Astral toma control de nosotros hasta volvernos adictos a la azúcar.

Si hay una condición genética subyacente (Diabetes no activada), entonces se incrementa el riesgo de que la enfermedad se active a través del mecanismo biológico de los transmisores químicos.

Cada ser humano tiene un olor particular producido por la composición química de su cuerpo. También el Cuerpo Energético tiene un olor particular, relacionado no solo a la composición química de su Cuerpo Físico, sino también a su desarrollo espiritual. Este olor ha sido explicado como “Frecuencia Vibratoria”.

Sabemos que la materia es también una onda, puede darse el caso que ambas cosas; materia en forma de moléculas olfativas en el campo físico y ondas en el Plano Astral. De aquí se asocia el olor repulsivo de las entidades oscuras y negativas y el olor perfumado (Flores y Frutas) de las Entidades Creativas y de Luz.

Se han dado casos en que personas con un elevado desarrollo espiritual emanaban aromas de flores, frutas, sándalo, galletas recién hechas y otros olores agradables.

Como todos los Parásitos Astrales estos se reproducen en la oscuridad, el calor y la humedad. Los equivalentes Etérico de estas condiciones físicas son: La falta de conocimiento, trabajar sobre nosotros mismos, desarrollo espiritual (Luz y Esclarecimiento), la ignorancia de lo espiritual, los excesos, la auto-indulgencia, la complacencia, las conductas de bajeza espiritual, la permanencia donde estas se producen, la falta de disciplina espiritual (Calor y Húmedad).

El Frío, El Fuego y La Sequedad pueden destruir a los parásitos, también las cosas son sabor amargo, todo esto también puede evitar que se acerquen a nosotros. En el Equivalente Astral: La búsqueda del desarrollo espiritual, la disciplina espiritual, el sufrimiento consciente, la limpieza en nuestras conductas diarias, hábitos sanos, conocernos a nosotros mismos, la lucha contra la mentira dentro y fuera de nosotros mismos.

Todas estas enseñanzas y ejercicios del alma, contribuirán siempre a elevar nuestra frecuencia vibratoria y lograremos ser poco atractivos a los Parásitos Astrales y Entidades Astrales Parasitarias. 

(La Giardiasis, es una enfermedad altamente contagiosa que es ocasionada por un micro-organismo llamado Giardia Lamblia, que habita en el intestino de personas y animales).

“Conocer estas cosas juega un papel importante”

Parapsicólogo
Ramón Soto

Cambiar Idioma »