Esta obsesión no es algo nuevo para la humanidad, este tema es siempre la preocupación de muchos y en varias oportunidades se ha tocado siempre el mismo tema. ¿Recuerdan ustedes la ola de rumores sobre los supuestos cataclismos al llegar el año 2000? Esto jamás ocurrió y recuerdo que supuestamente estos sucesos venían acompañados por una serie de predicciones sobre una especie de colapso informativo mundial.

Ahora las informaciones apuntan hacia el 21 de Diciembre del 2012, donde se señala que concluirán varios ciclos astronómicos. ¿Los Mayas señalaron que en esa fecha llegaría el Fin del Mundo? Creo que es un buen momento para recordar que Los Mayas tenían una concepción cíclica del tiempo, o sea el final de un ciclo marcaba el inicio de uno nuevo; no creo que Los Mayas realizaron una predicción de esa índole.

La preocupación popular por una catástrofe global ha sido tal que esto llego a las esferas de NASA, motivando las respuestas de un astro biólogo llamado: David Morrinson. Este científico sostiene que no existen fundamentos que apunten hacia el año 2012. 

Pero la humanidad podría experimentar un evento catastrófico global que terminaría con la vida de nuestro planeta. Según Morrinson: “Existen muchas razones para preocuparse por el futuro de La Tierra, pero absolutamente ninguna para señalar que el Solsticio de Invierno del año 2012 podría llegar un momento especial”. Creo que hay en estos momentos cosas más urgentes e inmediatas de las que tendríamos que preocuparnos.

Cada día que transcurre, nuestro planeta se ve más agobiado por el creciente y desmesurado peso de una humanidad que crece descontroladamente. Aparte de estos somos muy desconsiderados en la forma de como tratamos a nuestra Madre Tierra.

Nos hemos apropiado de una cantidad exagerada de recursos de nuestro planeta y jamás hemos pensado en compartirlos con las demás especies. Nuestras leyes privilegian a nuestros derechos humanos y esto a expensas del derecho de todas las demás formas de vida, incluyendo los derechos de nuestro Planeta Tierra.

Nuestro bello planeta “No fue diseñado para sostener la vida de 7.000 millones de personas y lo peor es que la población continúa aumentando diariamente… Esto no es para nada Auspicioso”. Nosotros somos seres humanos ya peligrosamente enfermos, tenemos un afán desmedido de enriquecimiento “Estamos destruyendo en forma muy egoísta los recursos naturales”. 

Hay una tasa descomunal de deforestación de un recurso milenario, como son las selvas tropicales. Hemos dilapidado el agua potable y hay un aumento alucinante y vertiginoso de la tasa de extinción de especies, esto ha llegado hasta 25.000 la cifra de especies que desaparecen por año  “En pocas palabras estamos asesinando a nuestro planeta”

Pero ¿Qué es lo que nos estamos haciendo nosotros mismos? El calentamiento global esta causando el derretimiento de las capas glaciales y si esto continúa, el hielo derretido con toda seguridad ocasionará la subida de los niveles oceánicos, borrando las líneas costeras e inundando todo con agua.  Si reflexionamos como debe ser y observamos lo que ahora está sucediendo, pues tendremos que aceptar desde ya que “Los tiempos apocalípticos ya están presentes”.

Dentro de un corto período de tiempo a nuestra humanidad le tocará escoger “Entre desaparecer como especie ó evolucionar hacia una integración armónica y amorosa con todo lo que existe en El Universo”.

“Thomas Berry nos señala actualmente la economía de nuestra sociedad tecnológica está dedicada a mover la mayor cantidad de recursos naturales con la mayor eficacia posible, para satisfacer a la sociedad de consumo, estos recursos terminarán sus días en un montón de desechos que no serán utilizados para producir nueva vida a través de fertilización de campos y granjas, muchas veces se convertirán en una fuente más de contaminación. Aumentar la velocidad y el volumen de esta actividad es la norma básica de lo que llamamos progreso”.

Nuestras vidas se verán amenazadas por fenómenos climáticos imprevisibles que vendrán frecuentemente y esto es el producto de nuestro accionar y reflexivo. Si nosotros somos los causantes de este desastre, pues seremos nosotros mismos los que debemos encontrar la solución.

¿Estamos interesados en sobrevivir como especie? Pues entonces la “Ecología” deberá ser considerada como “El asunto de mayor prioridad”, si no aceptamos esto estaremos a nuestro propio riesgo. Vivimos una vida con un apresuramiento generalizado y tenemos muy poco tiempo para discernir estas cosas, en pocas palabras no tenemos tiempo para pensar.

Si continuamos pensando en esta forma tan desbaratada, pues coloquialmente estamos fritos. En esta época las cosas cambian con una gran velocidad, nuestros puestos de trabajo nos generan incertidumbre, la unión matrimonial ahora dura un corto tiempo, salen productos en el mercados que son destronados rápidamente por otros nuevos y con la velocidad del rayo.

Es necesario sentarnos a reflexionar sobre el camino en el que estamos andando, desgraciadamente estamos ahogando muchas formas de vida, pues perdemos una especie cada 20 minutos y eso se lo agradecemos a los venenos químicos. Nuestros ríos se están transformando en desechos tóxicos y continuamos enviando millones de toneladas de gases tóxicos al sistema respiratorio de nuestra tierra.

¿Podrá nuestro planeta aguantar tanta violencia? Se hace necesario comprender ya el carácter temporal de la creatividad de La Tierra. Nuestro planeta tierra fue en un tiempo la creadora de vida pero ese tiempo desgraciadamente ya quedo atrás.

Ha cambiado la fertilidad de La Tierra, si las formas superiores de vida de nuestro planeta desaparecen, ya no podrán ser recreadas y desaparecerán para siempre. Los invito a observar a la naturaleza y en muy corto tiempo aprenderán que no existe nada superfluo pues todo cumple una función.

Una planta, un pájaro, un río, un insecto etc… Todo ocupa un lugar importante en este drama de la vida. Pero, Nosotros ¿Qué papel desempeñamos en este esquema de la vida. Nuestras ansiedades y problemas vienen de nuestra incapacidad de saber donde debemos estar y para que, les aseguro que casi todas las otras formas de vida están libres de esa preocupación.

Es que las rocas, las montañas, ríos y lagos, todo está en su lugar. Las plantas crecen en las regiones climáticas más apropiadas para sus necesidades. Nosotros los seres humanos no tenemos libertad de elección, es que parecemos estar aun buscando nuestro lugar en el ecosistema. La vida es una suma de interconexiones y esto hace posible que dependemos de todos y del mundo que nos rodea.

Las formas que hemos creado en la sociedad ya no son las apropiadas, nos encontramos en un mundo que parece estar cayéndose a pedazos, nuestro mundo está dividido en 2 partes: “Una miserablemente pobre y otra que dilapida los recursos en forma irreflexiva”.

Brian Swimme nos dice: “Debemos recordar que somos la especie humana más joven, la más inmadura y la más nueva de todas las formas avanzadas de vida del planeta. Se puede decir que somos unos recién llegados. Si podemos continuar cuestionándonos,  desarrollándonos y manteniendo la esperanza; si logramos a llegar a sentir éxtasis por el fenómenos de la vida entonces lograremos continuar moviéndonos hacia el único proceso que ahora importa, nuestra autentica maduración como especie”“Y es de esta manera y solo de esta manera que permitiremos a La Tierra, florecer una vez más”.

Ramón Soto.
Parapsicólogo
ramonarketipos@hotmail.com
@ramontarot
facebook: Tarot Sideral

Cambiar Idioma »