Se dice que La Realidad es un término lingüístico donde se expresa un concepto abstracto de lo real. Muchos dicen que La Realidad es tan clara como la luz del día.

En el poema “Verdades Amargas” de Ramón Ortega hay una interesante estrofa que dice así: “Que existe la virtud… Yo no lo niego pero siempre en conjunto defectuoso, hay rasgo de virtud en el malvado y hay rasgos de maldad en el virtuoso”. Aquí vemos lo abstracto de La Realidad, es que La Realidad suena como a perfección y eternidad.

Lo Real es exactamente como La Verdad y La Verdad es lo que es “Es la única cosa que no cambia” y La Mentira es lo que no es, es algo netamente irreal, pero ojo porque aquí se genera una pregunta: ¿Y que es La Falsedad? Bueno… La Falsedad es lo que parece ser, es que La Falsedad es insoportable y es usada para lastimar, injuriar y dañar a los demás “Sin Límites”.

La Falsedad es usada a diario para dominar a las masas y generalmente viene adornada con bellas palabras… ¿La Vida en Conjunto es una Falsedad? Muchísimas personas no saben distinguir la falsedad. Pero es rigurosamente cierto que La Falsedad vuela, se perpetúa y penetra.

Lo triste y peligroso es que el que la realiza cada día que pasa, se hace más dueño de su falsedad.

“No hay Falsedad tan insensata que no la apoye algún testigo”

Plinio.

Lo arriba expuesto lo debemos entender de la siguiente manera: Las personas aun sabiendo de La Falsedad, de todas maneras la apoyan… ¿Entonces la sociedad en sí misma es Falsa? Hay una frase de Joseph Goebbles usó como la base de su propaganda: “Una Mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Pero… ¿Existe La Realidad ó todo es un producto del pensamiento? La Realidad que experimentamos es diferente para cada uno de nosotros, nuestro cerebro recibe imágenes que interpreta, pero es que La Realidad objetiva seguramente no es como la percibimos.

Según Santo Tomás de Aquino: “Dios no es algo real como todas las cosas, sino la realidad de todo lo real, y es el alma la que es capaz de acceder a esa realidad que es Dios”.

En relación de que La Realidad exista, los filósofos aun no se han puesto de acuerdo acerca de su existencia y si existe algo llamado “Realidad”, esa discusión viene de Platón. El Yo es quien percibe La Realidad, pero se llega a otro punto complicado. ¿Qué podemos entender por el Yo? Conocemos La Realidad por lo que nos dicen nuestros sentidos y otra parte por la interacción con las otras personas.

Einstein creía que La Realidad existía con independencia del observador, naturalmente estaba contra la rama de la Filosofía llamada: “Positivismo”. Nuestro cerebro tiene limitaciones, el desarrollo de la Física y de la Matemática solo ha servido para encontrar los límites de nuestro racionamiento.

Todo lo que nosotros pensamos que es Real, ó sea todas esas cosas que nos rodean, que sentimos, olemos, analizamos, percibimos, tocamos, incluso nuestros actos, acontecimientos, en definitiva todo lo que tenemos en mente; en fin toda La Realidad que discernimos es posible que todo esto sea falso.

Hace muchísimos años atrás ya el Hinduismo hablaba de “Maya” (La Energía Ilusoria) y del “Brahman” (La Realidad Auténtica). Las personas que han podido llegar al Brahman dicen que los colores son mucho más intensos y todo es muchísimo más objetivo.

Para rasgar el velo de Isis (La Sacerdotisa en El Tarot), donde se encontraba La Realidad auténtica, tendríamos que transcender a La Conciencia que nosotros conocemos). Pero… ¿Cómo hacemos para transcender a esa conciencia? ¿Podemos lograr una súper conciencia? Tendríamos que estar en un estado perfecto de contemplación.

Ero de Armenteira:

Fue un noble gallego del siglo XII cuya historia aparece relatada en una de las Cantigas recopiladas por el rey Alfonso X el Sabio: Tuvo cierta noche un sueño en el que la Virgen les decía tanto a él como a su mujer que fundasen un monasterio, para que así tuviesen descendencia espiritual, mucho más importante que la terrenal (el hecho es que ellos no tenían hijos).

Así que Ero decidió transformar uno de sus palacios en monasterio y se convirtió en su abad.

Durante su larga estancia en el monasterio el abad se preguntaba a menudo sobre cómo sería el Paraíso y le rogaba encarecidamente a la Virgen que le dejara verlo. Así pues, un día, paseando por los bosques cercanos al monasterio Ero quedó cautivado por el cantar de un pajarillo y se sentó bajo un árbol para contemplarlo.

En este estado pasó trescientos años y al regresar al monasterio preguntó por los monjes y nadie pudo contestarle; entendió lo ocurrido y falleció en ese instante a los pies de los nuevos monjes del monasterio.

Fuente: (Wikipedia)
Link: http://es.wikipedia.org/wiki/Ero_de_Armenteira 

El ser humano puede entrar en un estado de súper-conciencia, este es una especie de estado contemplativo, en el cual el tiempo y el espacio cambian en forma total. La percepción de La Realidad transciende y nada es lo que parece, el idioma español y estoy seguro ningún otro idioma contiene las palabras para expresar lo que se siente en este estado.

Existen estados de conciencias alteradas en la cual podemos acceder a La Realidad Verdadera (Matrix). La Técnica Ānāpānasati consigue transcender y ver que hay en la otra realidad. Interpretar La Realidad será incomprensible para la mente humana, La Realidad esta esperándonos a ser conquistada en otras dimensiones.

Según el Hinduismo el término “Brahman” hace referencia a “La Deidad Absoluta”  y Etimológicamente significa “Expansión” en Sánscrito. El Brahman es la Deidad Invisible e Impensable y según el sabio Majáh significa “Lo Grande”. En los Upanishad se señala el Brahman como “El Absoluto”, el cual se encuentra presente en todo El Universo siendo la esencia de todo, es inmanente y es la causa eficiente del cosmos.

En este mundo material (Plano Existencial y Fenoménico), el alma se considera distinta del Brahman, pero en el Plano Esencial Absoluto se considera que no hay diferencias entre El Alma y El Brahman. Es posible que el ser humano en vida pueda alcanzar la identificación del alma con El Brahman bajo un estado llamado: “Samāhdi” (Éxtasis).

Algunos estudiosos afirman que el mantra “OM” es la expresión directa del Brahman, pero otros consideran que el Brahman es transcendente a toda forma, figuración, delimitación y explicación. En pocas palabras: “Los Dioses” Devas son una mínima manifestación del Brahman único.

Quiero hacer notar que muchas personas confunden Brahman con el Dios creador Brahmā y esto es producto de errores de pronunciación del nombre.

Parapsicólogo
Ramón Soto

Cambiar Idioma »