El tema de las hadas se hunde en la noche de los tiempos y se dice que son criaturas fantásticas y etéreas. Se presentan en forma de mujeres muy hermosas y en algunas ocasiones del tamaño de una mariposa, rodeada de una fluorescencia luminosa que dificulta en cierto modo de detallar su cuerpo sutil.

Se dice que son protectoras de la naturaleza, que pueden ser producto de la imaginación, de leyendas y mitos de muchos pueblos antiguos. Si logramos desarrollar: “La Visión Etérea” de seguro que alcanzaremos el contacto con ellas. ¿Pero cómo logramos ir desarrollando la Visión Etérea?… Meditando en 3 Arcanos del Tarot que se encuentran en nuestro cuerpo Etérico, que son: “La Sacerdotisa, El Ermitaño y La Torre”, esta meditación se hará en horas tranquilas de la noche preferiblemente de 2 a 3 de la madrugada.

Plato para llamar Hadas 1

            El Arcano La Sacerdotisa vibra con el número 2, El Ermitaño con el número 9 y La Torre con el número 16, si sumamos (2+9+16=27) y (27=2+7) que es igual a 9. Aquí el número clave es el número 9, un número divino dedicado a Dios.

Esto significa que durante 9 días sin fallar debemos sacar del mazo de cartas estos 3 Arcanos y colocarlos en forma de triángulo, apuntando hacia una montaña, una región selvática, un océano o un pequeño bosque. (Los 9 días están incluidos en los 27 días de ofrecimientos y no puede haber ningún tipo de interrupción).

Es importante ofrecerles en un plato de madera o una pequeña cesta: “Jengibre, Cebada, Tomillo y Trébol de 3 hojas”. Si llueve recojan todo y eviten poner nada a pleno Sol, solo hacer esto de 2 a 3 de la madrugada y durante 27 días. Estas son: “Tentaciones que atraerán al hada más desconfiada”, también es muy importante pero no obligatorio ofrecer leche de vaca: “Recién ordeñada”. Quiero hacer la salvedad que hay hadas que se pueden aparecer a pleno día pero no todas.

Es importante también tener en nuestro jardín una fuentecita en la cual se oiga el sonido del agua al caer. Si todo esto lo hacemos en la forma arriba mencionada, pues la mesa estará servida para la aparición de estos seres que pueblan el plano Etérico. Al comienzo se le atribuyeron a las hadas proporciones humanas, pero las más diminutas influyeron en Shakespeare poderosamente para su escritura y la de muchos poetas ingleses.

Hay hadas con poderes nocivos y malignos que incluso pueden llegar a usar contra los humanos. En la mayoría de los casos las hadas utilizan estos poderes malignos, por el maltrato a la naturaleza y las talas indiscriminadas de los bosques, pues esto sería  una verdadera catástrofe para su mundo.

Estas hadas con poderes nocivos llegaron hasta el punto de raptar niños y luego los cambiaban por niños iguales a los raptados los cuales morían en corto tiempo.

“En la Edad Media los niños que estaban pálidos y delgados, eran considerados hijos de hadas, los cuales habían ocupado el lugar del hijo verdadero”. Las hadas poseen poderes psíquicos y mágicos que con seguridad podrían hacernos felices en corto tiempo. Según los Celtas las hadas gustan de los árboles de Tilo y Sauces.

William Shakespeare autor de la famosa obra Hamlet señala en esta que existen en la Tierra mucho más cosas que las que alcanzamos a percibir. Una leyenda sostiene que las hadas son ángeles caídos o personas paganas fallecidas que no han sido lo suficientemente buenas para entrar al paraíso, ni tan malos para entrar al infierno; quedando así obligados a vivir eternamente a mitad de camino hasta que Dios en el juicio final resuelva su destino.

Yo creo firmemente que todo niño tiene una bondad extraordinaria en sus corazones, con una extraña pero combinación pura de limpieza e inocencia. Estoy seguro que los niños tienen una capacidad enorme para ver a las hadas, también estoy convencido que los niños en sus juegos hay un compañero de juego desconocido que los acompaña a jugar. Las hadas pueden hacer el papel de compañero imaginario, es que las hadas tienen sus seres humanos predilectos.

Las hadas en conjunto con otros seres elementales son Guardianes de la naturaleza, montañas, ríos, flores, árboles y plantas. También tienen bajo su guardia y custodia a los 4 elementos de la naturaleza: “Aire, Fuego, Agua y Tierra”.

Es importante en estos momentos difíciles en que está pasando nuestro planeta y en especial nuestra querida Venezuela, abrirnos a estos seres y brindarles de corazón nuestra amistad y amor. Las hadas pueden ser nuestros mejores amigos, pero fácilmente pueden dejar de serlo si nuestra amistad no es ni sincera ni auténtica.

“Hay una magia indudable entre el amor hombre – mujer, que cuando se acaba y deja de ser alimentado, muere y viene la separación”.

¿Si existe el amor y es mágico, entonces porque no pueden existir las hadas?

            Muchas veces se nos pierde algo y eso es porque las hadas les encantan las travesuras, pues gozan un mundo observándonos cuando buscamos las cosas perdidas y es ahí cuando realmente ellas han cambiado las cosas de lugar.

“La función primitiva de las hadas era la de aparecer en la casa o lugar donde una mujer iba a dar a luz”.

“Es más fácil que ellas vengan a nosotros que nosotros ir a ellas”.

Para contactar a las hadas conozco un método que apunta al: “Tarot de las 3 Vías”.

  1. La Sacerdotisa: Arcano Mayor número 2 que las conecta a ellas y a nosotros con la Madre Naturaleza… Esta es la Vía del Espíritu.
  2. El Ermitaño: Arcano Mayor número 9 que nos puede conducir hacia ellas y a ellas hacia nosotros a un contacto espiritual e incluso físico. Primero debemos buscar dentro de nosotros la respuesta del porque queremos contactarlas… Esta es la Vía del Alma.
  3. La Torre: Arcano Mayor número 16 la cual representa la Vía Física utilizada por las: “Hadas Nocivas”, las cuales pueden romper nuestro “Autocontrol Psicofísico”. Esta Vía es utilizada por ellas cuando comenzamos a destruir y depredar el medio ambiente.

Plato para llamar Hadas 2

Los antiguos magos cuando llamaban a las Ondinas de los ríos y de los lagos, a los genios de las nubes o a las Nereidas (Hadas del agua, sobre todo del océano), clamaban con voz fuerte diciendo los siguientes mantras: “Veya, Vallala, Veyala, Heyala, Veya”

Parapsicólogo

Ramón Soto

Cambiar Idioma »