10-Rueda-Fortuna-168x300Creo que lo primero que debemos entender es el concepto de Karma y así podremos llevar el hilo de este artículo. Estoy seguro que cuando los conceptos que tengamos sean correctos, indudablemente se fortalecerá nuestro espíritu y nos iremos liberando con seguridad, avanzando y creciendo espiritualmente.

Karma: Es el resultado de nuestras acciones generadas por el deseo y sometidas a la voluntad de lo que muchos llaman: “Libre Albedrío”. El Karma es una ley cósmica de retribución kármica o: “Causa y Efecto”, también podríamos decir que Karma es una “Energía Trascendental” que se deriva de los actos de las personas.

Las leyes del Karma nos señalan que cada una de nuestras reencarnaciones, quedaría condicionada a nuestros actos. Si es cierto que tenemos la libertad de elegir entre hacer el bien o el mal, también es cierto que debemos asumir las consecuencias. Según el Hinduismo y el Budismo, el Karma no implica solamente acciones físicas, pues hay 3 factores que con seguridad van a generar reacciones y estos son: “Actos, palabras y pensamientos”.

También se cree tanto en el Budismo como el en Hinduismo, que bajo la práctica de estas dos religiones o disciplinas, las personas podrán liberarse del Karma y su condicionamiento y también de los 4 sufrimientos, estos son: “Nacimiento, enfermedad, vejez y muerte”. Si vemos el Karma desde la perspectiva Budista, el Karma no significa “Suerte o Destino”, pero si podemos traducirlo como “Acción o Causa y Efecto”. “Toda actividad positiva o negativa deja impresiones en nuestra mente”, las impresiones negativas nos conducirán al dolor en el futuro.

buda_cara

Nuestros pensamientos, palabras y acciones sembrarán las semillas para nuestra experiencia futura. “Está en nuestras manos cambiar nuestras vidas, gracias de que podamos entender esto”. Cuando comprendemos el Karma y utilicemos esto en forma correcta, entonces se traducirá en: “Libertad”.

“A través de la meditación Budista podremos vencer el proceso completo de causa y efecto”.

“Es importante trabajar con nuestra mente para no ser víctimas de nuestras propias acciones”.

Creo que el Karma y la Reencarnación están asociados, porque una sola vida no alcanza para experimentar todos los efectos de las acciones realizadas. Podemos decir que Reencarnación es el retorno al cuerpo físico del Espíritu. En el momento de la muerte el espíritu sale del cuerpo y comienza la preparación para regresar a la vida en otro cuerpo físico. Ese retorno es determinado por el crecimiento y progreso alcanzado en vidas previas.

“La personalidad que adquieres es la síntesis de lo que te ha ocurrido antes y reencarnas porque se te ha permitido desarrollarte y evolucionar. Mientras mejor vivas tu vida, muchos más beneficios obtendrás y las circunstancias de tu renacimiento serán mejores”.

Los actos malos siempre generarán malos resultados, pero las buenas acciones, siempre generarán buenos resultados. Lo bueno atrae lo bueno y lo malo atrae lo malo.

Cuando se dice: “Quien siembra viento cosecha tempestades”, estamos hablando de la Ley del Karma. Hay un ciclo repetitivo de nacimientos y muertes y a esto se le llama: “La Rueda del Samsara”.

Un investigador antiguo, sabio y muy avanzado espiritualmente de nombre Sangita Suta, nos dice que existen 4 tipos de Karma, los cuales son desconocidos en Occidente y son los siguientes:

  • Karma Brillante: Cuyo resultado es Karma Brillante.
  • Karma Oscuro: Cuyo resultado es el Karma Oscuro.
  • Karma Brillante – Oscuro: Cuyo resultado es el Karma Brillante – Karma Oscuro.
  • El No Karma: Cuyo resultado es el No Karma.

Según Sangita Suta el objetivo de nuestra existencia era el no buscar un Karma Brillante, para no llegar a un Karma Brillante, tampoco hacer: “Actos Malos” para obtener un Karma Oscuro, tampoco repartirnos entre actos buenos y malos.

El objetivo de nuestras vidas para salir de La Rueda del Samsara (Ciclo repetitivos de nacimientos y muerte), era: “El No Karma”, tenemos que realizar acciones que no generen Karma cuyo resultado fuese: “El No Karma”. Con esta acción correcta con seguridad saldremos de la rueda del Samsara, en pocas palabras rompemos la Matrix.

Lao Tse decía: “El Bien es una cadena de oro”, “El Mal es una cadena de hierro”… Libérate de las cadenas aquí se estaba hablando de la búsqueda del No Karma pues eso nos dará “La Libertad”.

lao-tse

Pero: ¿Cómo llegamos a ese punto? La inacción, porque si no hacemos nada, pues no generamos Karma de ningún tipo, la inacción de nuestros actos es constante y no buscan siquiera de hacer ni el bien ni el mal. O sea estamos hablando de una vida neutral cuyo objetivo es: “El No Karma”.

Ojo no estamos diciendo que “El Karma Brillante” sea negativo, es el “No Karma” el que nos libera de la “Rueda del Samsara”. Si nuestros actos positivos lo asemejamos a una semilla y la sembramos, entonces se formará un árbol enorme y este generará frutos positivos.

Imagínense ustedes un político de envergadura o un mandatario importante que influye para que se hagan leyes y de paso tome muy malas decisiones para la sociedad. Esta persona ya plantó una semilla oscura y esta cuando sea un árbol y florezca generará un enorme “Karma Negativo” y esta carga la llevará este personaje en la “Rueda del Samsara” y con seguridad pasarán muchas vidas para que sea borrada.

Los actos que dañan a la sociedad y generan sufrimiento solo puede desencadenar al que lo produce: “Sea un desgraciado durante muchas vidas” este personaje sufrirá muchísimo hasta que con el correr del tiempo: “Sean equilibrados los platillos de la balanza”. En pocas palabras se trata de retroceder a ese árbol oscuro hasta que sea una semilla nuevamente.

Estoy segurísimo que esas personas que dañan a la sociedad y a pueblos enteros, si supieran los altos precios que tendrían que pagar: “Jamás lo harían”. En personas así se nota una carencia de dirección espiritual llevada de la mano por un verdadero guía espiritual.

El Karma está representado en el Tarot Sideral por La Rueda de la Fortuna, la cual tiene inscrito el número 10. El número (1) nos indica el comienzo de la Rueda de Samsara, con su ciclo repetitivo de nacimientos y muerte. El número (0) nos indica: “El No Karma” que nos señala el camino para lograr la vibración definitiva.

El valor numérico de la palabra (Karma), también es (10), por lo tanto el número 10 está reflexivo o especular, entonces indudablemente “Es Conflictivo”, esto nos señala el duro camino lleno de obstáculos y contrariedades a lo largo de la vida en distintas reencarnaciones.

 

K       A       R       M      A               

            2        1        2        4        1     =       10

 

            El Samsara está representado por una rueda, la cual representa los ciclos repetitivos de nacimientos y muerte, esta rueda también está conceptuada por La Rueda de la Fortuna. Al hablar de Samsara tenemos que asociarla a la Reencarnación llamada por los Budistas: “Renacimiento” el proceso cíclico de nacimientos y muerte termina cuando alcancemos el estado de liberación llamado: “Nirvana”, “Samadhi”, “Mahasamadhi”, “Mukti” o “Moksa”.

 

Parapsicólogo

Ramón Soto

Cambiar Idioma »